Don’t miss the synopsis of my greatest culinary adventure yet.

Yes sir!

Como todas las buenas historias, ésta comienza con una llamada un sábado por la noche. Caminaba por las calles del centro de Los Angeles, buscando una dirección que me habían enviado esa misma mañana, junto con un teléfono y ciertas instrucciones. Encontré la dirección  indicada en un edificio residencial. Desde la banqueta iluminada por un gran ventanal me asomé en busca de algún tipo de movimiento, pero nada. Me cubrí lo mejor que pude de la lluvia y saqué al fin el celular:

      – Uh, hi. I’m looking for Cortez?
      – Are you downstairs?
      – I think so.
      – I’ll be right there.

Así empezó mi experiencia en Wolvesmouth.

 

Sigue leyendo…