September 1, 2014

Maximo es lo Máximo

Este es el segundo en la serie de posts de mis restaurantes favoritos en la Ciudad. El primero fue Rosetta, la joya italiana de la colonia Roma, y ahora toca Maximo – Bistrot Local.

Es muy común encontrar nuevos restaurantes que nos gusten. Es menos común encontrar nuevos restaurantes que nos parezcan excepcionales. Y es muy raro encontrar un restaurante en donde cada elemento del menú es impecable. Máximo cae en esta última categoría. Conseguir esto cuando haces un menú distinto cada día es mucho más difícil. Este también es el caso de Maximo.

El concepto del restaurante es usar principalmente productos locales – la mayoría provenientes de las cercanías del Valle de México – de modo que sean los ingredientes más frescos disponibles. Con ellos se diseñan los platos de la comida y la cena todos los días, y lo hacen evidente con sus menús desechables.

Tartar de langosta, burrata

Para lograr que un esquema de menú cambiante sea exitoso se necesitan, a mi parecer, tres elementos:

Técnica: La técnica implica conocer los ingredientes. Conocer sus propiedades físicas, químicas y organolépticas. Así es como se pueden tratar cientos de ingredientes de la mejor manera posible, respetando sus sabores, y haciéndolos protagonistas de cada plato.

Creatividad:  Que los lleve a crear platillos distintos y siempre sorprender al comensal con algo nuevo.

El estilo personal del chef: A pesar de que sea muy atractivo encontrar elementos nuevos en el menú, es difícil amar un restaurante del que no se sabe qué esperar. En otras palabras, a pesar de la variedad de ingredientes y la imaginación de los cocineros, los platillos del menú no son erráticos. Estos siguen el marcado estilo – y gusto – personal de chef. De esta manera, incluso un restaurante como Máximo puede crear clásicos que nos harán volver.

Seguramente ya se imaginan lo que voy a decir ahora. Maximo destaca en los tres ámbitos. La formación del chef Eduardo García es vasta, e incluye entre su lista de mentores a Enrique Olvera. Siempre mantiene al comensal interesado con platos nuevos e ideas frescas y también ha logrado crear iconos, como sus mejillones, sus risottos y sus tiraditos.

La gran maravilla es, insisto, que el menú – sin importar el día – no tiene fallas. Pidan lo que más se les antoje, pidan lo que nunca han pedido antes, o pidan lo de siempre, no hay falla. Cada plato es impecable. En mi última visita, con varios amigos, probamos 18 platos entre todos. Cada uno de ellos con el mismo nivel de detalle. Crostini de escamoles, mejillones, tiradito de hamachi, tartar de langosta, risotto, pan francés – fenomenal – y panna cotta de hinojo, entre otros. Cada uno, un manjar.

Se que el primer domingo de cada mes ofrecen un brunch. No lo conozco, pero tengo razones para pensar que todo estará delicioso. Si van, me platican.

Sin duda uno de los mejores restaurantes de la Ciudad, al que cada vez que regreso, llego tan emocionado como la primera vez que fui.

FIRMA web

 

 

Maximo Bistrot Local
Tonalá 133
Roma
México DF
5264 4291
@MaximoBistrot

Estas son las fotos de mi cena en Julio de 2014. Pueden encontrar los archivos en full-res en mi página de Flickr.

Thoughts?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

About Fran Cedillo

I'm all about food. Home cook and Food Blogger.

Latest Posts By Fran Cedillo

Category

Stories

Tags

, , , , , , , , , , ,